IMG 3244

 Carlos M. Anguiano Solano
 Maestría en Comunicación Corporativa
 Gerente de Competitividad

 

 

 

Hace casi un mes que por primera vez escuché este término, economía naranja… Mmmmm, no me pareció la gran cosa, probablemente otro de esas nuevas modas que suelen aparecer para luego esfumarse de la noche a la mañana, algún tipo de invención de alguien que quiso verse interesante. ¿Estaría relacionada con la economía verde? Ahora resulta que todo es de colores, pues vámonos pintando de naranja y que no me cuenten. ¿De qué se trata?
Inmediatamente recurrí a google, lo más fácil y rápido. Si me encontré con mucha información y la mayoría hacía referencia a un libro La economía naranja: Una oportunidad infinita de los autores Felipe Buitrago Restrepo e Iván Duque Márquez.


Un libro muy creativo e interactivo, acorde a los tiempos cambiantes de hoy, y recalco la parte creativa porque precisamente “por ahí va la cosa”. Resulta ser que la economía naranja está muy relacionada con la creatividad, la propiedad intelectual, la conectividad, la herencia cultural, y una combinación entre artes, medios y creaciones funcionales. Básicamente la idea es transformar ideas creativas en bienes y servicios con un alto valor agregado.
¿Y a poco todo esto tiene tanta importancia como para nombrarle “economía naranja”? Los números que arroja el autor menciona la economía como la quinta en el planeta por detrás de:

1. Combustibles minerales, petróleo, productos destilados, etc.
2. Equipo eléctrico y electrónicos, etc.
3. Maquinaría, reactores nucleares, plantas térmicas, etc.
4. Vehículos, excluyendo trenes y similares.
5. BIENES Y SERVICIOS CREATIVOS.

Quitando los primeros cuatro tampoco es como que quede la gran cosa. Pues no, pero si. Los datos interesantes son que la economía naranja representa el 120% de toda la economía de Alemania y unas dos veces y media los gastos militares del mundo. Ya se oye un poco más apantallador.
La principal dificultad que presenta la economía naranja es su delimitación, cuando si y cuando ya no sería economía, aunque la misma naturaleza de la creatividad, la cultura y la economía sea difícil de encasillar, el libro si brinda una perspectiva de a qué se refiere.


Finalmente los invito a leer este libro y a conocer más acerca de las posibilidades (infinitas, según el autor) que tiene esta economía.
Les comparto el link de dónde pueden descargarlo.

http://industriamusical.es/wp-content/uploads/2013/12/La_economia_naranja-_Una_oportunidad_infinita.pdf 

Escríbeme tus comentarios a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.